En las redes sociales ha circulado el testimonio de una joven universitaria la cual ha causado una serie de reacciones positivas por el valor que demostró al encarar a un grupo de pandilleros en un microbús.

El hecho ocurrió al interior de la unidad de transporte colectivo ruta 45AB cuando realizaba un recorrido de San Salvador hacia el municipio de Apopa.

En el trayecto, la muchacha, quien recientemente había salido de la universidad, sufrió uno de sus peores sustos y que casi le cuesta caro. Sin embargo, tras tomar valor logró contar lo ocurrido y perdió algunas de sus pertenencias.

En el escrito, Laura (cambiamos su nombre por seguridad) afirma que salió de clases y se subió a «la famosa 45AB, todo iba bien como suele ir siempre de retorno a mi casa», pero cuando la unidad entró a la carretera Troncal del Norte, antes de la urbanización Colinas del Norte se subieron cuatro hombres.

Uno de estos sujetos se sentó junto a ella y los demás junto a otras señoritas. «El que iba a la par mía me sacó plática y como si este ya me conociera, mientras me pedía mis pertenencias (celular, cartera, reloj y pulsera)» afirma la joven.

Laura detalla que en ese momento se sentía muy asustada y que el tipo le quitó todas las pertenencias, pero luego sacó una pistola. «Sin hacer escándalo bajate de la coaster» dijo el sujeto, pero ella le respondió en voz alta: «no voy a bajarme» para que otros pasajeros la escucharan, pero nadie hizo nada y algunos optaron por bajarse.

«De pronto vi que una de las otras señoritas a las que tenían los otros tipos se puso de pie y se iba a bajar y le grité: «No te bajes por favor, mientras me seguía apuntando el que llevaba a la par muy enojado y nervioso…» dice parte del relato de Laura.

Luego de la insistencia del pandillero, la joven volvió a decirle que no iba a bajarse y «de pronto se levantó uno de los 4 y le dijo: tenemos que bajarnos adelante está la jura», con lo que terminó la situación conflictiva y los tipos optaron por lanzarse del microbús.

Al finalizar el testimonio, Laura afirma: «esta vez yo me salvé, gracias a Dios, pero sé que muchas otras no lo hicieron o quizá otras están pensando esta situación en este momento».

Y recomienda que si algún sujeto les dice que se bajen del microbús, no hacerlo, «Oren mucho cuando salgan de casa y den gracias cuando regresen. No tienes idea de la cantidad de gente mala que hay en las calles de las cuales Dios te libra todos los días».