El paso del COVID19 en Latinoamérica ha sido duro, especialmente para aquellas personas que subsisten a partir de negocios informales. Diferentes países lo han afrontado, algunos han decretado toque de queda (como Guatemala y Perú), otros se ponen nada más en cuarentena (como Colombia y El Salvador), pero en qué afecta la economía de los más desprotegidos.

 

El pasado 11 de marzo, a través de una cadena nacional de Radio y Televisión, Nayib Bukele anunciaba que el país se encontraba en estado de emergencia ante el acecho del COVID-19 en Centroamérica. Histeria por todos lados le acompañó; gente haciendo largas filas en el supermercado, desabastecimiento de farmacias y miedo. Y así, diferentes reglas fueron decretadas: estado de excepción, cierre de negocios, suspensión de clases… golpes a la economía, ¨pero la salud es más importante¨ expresa el mandatario salvadoreño.

 

Carlos Pérez es un negociante, trabaja vendiendo chorizos en el mercado municipal de San Miguel. Lleva casi 10 años subsistiendo de la economía informal, sus hijos pequeños le apoyan. Antonio y Diego se ¨rebuscan vendiendo¨ para apoyar a su padre y salir con los gastos académicos y del hogar. 

 

¿De qué manera le afectan las medidas decretadas por el gobierno, don Carlos?

Pues, en mucho. No hay mucha gente comprando. Las personas andan asustadas y mejor se van a los ¨supers¨ y qué bueno que pueden, pero nosotros nos quedamos aquí, esperando si vendemos algo. Diego solo ha vendido un dólar de agua en todo el día, no sacamos ni la inversión. Veremos cómo hacemos ahora. 

 

¿El gobierno ha pensado en ustedes? ¿en los que sobreviven a base de la economía informal?

No. Dicen que respetemos la ley, que nos quedemos en la casa, pero aquí uno si no sale a vender no come. Cómo quisiera yo quedarme en la casa, donde no nos mata ese tal virus, pero nos moriríamos del hambre. Uno debe venís aquí, a rebuscarse, aunque sea que vendamos un dólar, pero ese dólar ya me ayuda para las ¨tortillitas¨ con sal, pero ya es algo. Aquí seguiremos, disque el alcalde quiere cerrar el mercado, pero no se nos ha propuesto otra vía.

 

¿A quién ayuda las medidas del gobierno?

Mira, esas medidas son para la gente que tiene billete. Aquí vienen diciendo que hay que respetar la ley y nosotros pasamos expuestos a robos y los bichos hay nos pasan jodiendo que la renta y que aquí y allá. Ahora que viene ese ¨bolado¨ (el virus) y ellos se ven afectados es que nos piden que respetemos. Pero aquí a no se nos ha propuesto nada, bicho. Vieras, estos días ha sido muy difícil, Marcos y Diego no han llegado ni a los 5 dólares diarios y pues hay más gente necesitada y con pocos compradores, estamos jodidos.

 

¿La municipalidad no les ha propuesto alguna vía para subsistir?

Aquí solo son paja. Hay andaba el alcalde regalando mascarillas a la gente, pero nada que nos decía que nos iba apoyar económicamente, que nos iba a dar algo, nada. Si ves, aquí seguimos vendiendo y la mayoría no está usando mascarilla, a parte que ya no hay en las farmacias, la mara aquí prefiere gastar un dólar en tortillas que en una mascarilla.

 

¿La medida de exoneración del pago de servicios básicos qué le parece?

 

Pues yo pago 5 dólares de luz, lo más 8. Tengo pozo y poco uso el celular, tenemos ahí una tele toda jodida con antena y vemos el 6. Es un gran ¨alivian¨, pero igual estamos jodidos porque de qué te sirve no pagar la luz si ni dinero para comer tenés.

 

¿Le preocupa el COVID-19?

¿A quién no? Yo no quisiera venir a vender, pero toca. Me preocupan mis hijos, pero entre lo poquito que están vendiendo ellos y yo sacamos para el pan con café siquiera. Así pasamos.

 

¿Cree que la situación empeore?

Hace poco dijeron que había un caso confirmado de ese ¨bolado¨ (el virus), ayer dijeron que otros dos, la alcaldía va a empezar a cerrar el mercado a las 2:00PM. Empeora para nosotros, y cuando los infectados se empiecen a contar por cientos y las muertes por docenas (esperamos en Dios que no sea así, aclara) no sabemos qué va a ser de nosotros. Nos mata ese virus, pero del hambre no voy a estar dejando morir a mis cipotes. Va tocar rebuscarnos.

 

Don Carlos hizo hasta sexto grado, es padre soltero. Sus padres lo criaron a base de negocios informales y él se dedica a lo mismo. Espera que la situación nacional mejore por él, por sus hijos y por los demás vendedores cercanos a él ¨que están un poco más jodidos¨ contaba.