El caso de la salvadoreña que fue víctima de feminicidio por parte de 4 policías en la ciudad de Tulum, del estado de Quintana Roo ha arrojado nueva información, este martes se conoció que habían más agresores en este fatal caso, según las autoridades su hija menor fue abusada por su pareja sentimental y la otra se encuentra desaparecida, motivo por el que también se presume que habría sido agredida por la pareja de Victoria Salazar, razón por la que fue detenido.

“Victoria lo denunció hace semanas y llevó a su hija a un albergue para protegerla del agresor. Lastimosamente no actuaron hasta ahora, que ya asesinaron a Victoria y que se le está dando seguimiento al caso”. Expreso el presidente Bukele por cuenta de Twitter.

La noticia se revelo en una transmisión en la red social Facebook: “La Fiscalía (General del Estado) me informa que pudo detener a la pareja de esta señora que desgraciadamente falleció, señora salvadoreña, que lamentablemente falleció y que tenía abusos sobre ella y abusos sobre las hijas, hoy se hizo la detención, me comentan”, señaló el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín.
También el coordinador de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), Andrés Ramírez, reveló que las dos hijas de Victoria no están registradas como refugiadas, pero su hija menor, quien se encuentra bajo custodia de la procuraduría de la Niñez en el país azteca, pidió refugio.

“La niña a través de la procuraduría de la niñez ha solicitado la condición de refugiada, nosotros ya mandamos toda la documentación con el objetivo de que sea posible, poderla inscribir y registrarla para que se dé trámite”, aseguró Ramírez.

El titular de la Comar lamentó el asesinato de Victoria y calificó el hecho como un acto “repudiable en todos los sentidos”.
Según medios mexicanos, Victoria fue arrestada por desórdenes públicos y ante la resistencia de la salvadoreña, las autoridades tuvieron que actuar sobrepasando el exceso de fuerza hasta asesinarla. La fiscalía procesa a cuatro policías por feminicidio.

“La técnica policial control corporal aplicada y el nivel de fuerza utilizado se realizó de manera de desproporcionada, inmoderada y con un alto riesgo para la vida, ya que no fue acorde con la resistencia de la víctima, lo que ocasiono una desaceleración con rotación del cuello, violándose con ello lo establecido en la ley nacional sobre el uso de la fuerza” comento la entidad.