Seis investigadores de la Policía Nacional Civil que, valiéndose de la autoridad, al parecer, ingresaban a las viviendas sin autorización judicial para robar, hurtar y extorsionar a sus habitantes en San Vicente, deberán seguir en detención mientras son procesados en la fase de instrucción, resolvió este lunes el Juzgado Especializado de Instrucción “B”.
Los policías al entrar en las residencias exigían dinero, droga y objetos de valor; si las víctimas se negaban los inculpaban de delitos por posesión de droga.
El fiscal del caso afirmó que los agentes policiales detenidos el jueves de la semana anterior son procesados por los delitos de extorsión agravada, fraude procesal, privación de libertad agravada, hurto agravado y robo agravado.
La juzgadora ha valorado los indicios presentados por la representación fiscal y ha accedido a la petición sobre la imposición de la medida cautelar de la detención provisional, afirmó uno de los fiscales, los imputados cometieron 12 casos delictivos contra pobladores de San Vicente entre los años 2016 y 2018.